Uno de los lugares emblemáticos de la ciudad de Madrid es, sin dudas, la Casa Mingo, famosa por mantener sus tradicionales ofertas desde 1888. Se le conoce como sidrería pues esta bebida es el corazón de la carta, complementada por varios platos, entre los que destacan el pollo asado.

Su ubicación, junto a la Ermita de San Antonio de La Florida donde descansan los restos de Goya, hace que sea muy visitada, y aunque despierta sentimientos encontrados debido a que muchas veces hay que hacer largas colas para poder ocupar una mesa, este sitio posee un encanto indiscutible. Cuenta con una barra, donde las ofertas son más baratas, y un comedor amplio y compacto, ideal para las relaciones sociales.

Son de distinguir, además del pollo, sus tortillas, chorizos a la sidra, ensaladas, empanadas, croquetas y entre los postres, el arroz con leche, la cuajada y la tarta de sidra. Ofrece una carta de bebidas que incluye otros vinos y licores, refrescos y agua. En invierno es imprescindible su chocolate acompañado de unos churros.

Abre todos los días de 11:00 a 00:00 h. Se llega en coche, hay varios aparcamientos cercanos; en las líneas de metro 6 y 10 hasta la parada de Príncipe Pío o en autobuses de las líneas 41 desde Atocha, la 46 desde Callao y la 75 desde la Calle de Alcalá hasta la parada del Intercambiador de Príncipe Pío.

Casa Mingo
Paseo de la Florida, 34
Madrid